Unidad Médica Nicaragüense: Gobierno no puede decidir quién se hace la prueba del COVID-19 y quién no

La Unidad Médica Nicaragüense (UMN) a través de un comunicado reiteró sus recomendaciones en torno a la pandemia del coronavirus COVID-19, y nuevamente exhortó al régimen orteguista a cumplir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta ocasión, la UMN instó al régimen que a través del Ministerio de Salud (MINSA) amplíe el acceso de las pruebas de COVID-19 a todo el país, ya que es un derecho de la población poderse diagnosticar.

“No debe ser una prerrogativa del gobierno decidir quién se hace la prueba y quién no. Es un derecho de toda la población, atendida tanto en el sector público como privado, a realizarse los exámenes necesarios para ser diagnosticados”, indicó la Unidad Médica.

Al respecto, refirió que los países que han tenido algún tipo de éxito en el manejo de la pandemia, han cumplido con la recomendación de la OMS de pruebas oportunas, “estas pueden ampliarse aumentando el número de centros que las realizan y adquiriendo pruebas rápidas ya disponibles a nivel mundial”, agregó.

Otra de las recomendaciones de la UMN es replantear el enfoque de búsqueda de las personas infectadas, que debe haber una detección temprana de los portadores, no solo de los enfermos.

“Actualmente solo se realizan pruebas a pacientes con el cuadro clínico clásico: paciente con historia de contacto, con tos, fiebre y dificultad respiratoria. Y después que se identifican estos casos, se realizan pruebas a los contactos. Este enfoque es muy limitado y se está perdiendo un tiempo valioso para la prevención”, explicó.

La UMN también orientó reorganizar la prestación de servicios actual, y crear una reserva de insumos y recursos médicos necesarios para la crisis. “Consultas y cirugías electivas deberían reprogramarse. Debe garantizarse ya que todo el personal de salud médico y no médico, y de apoyo, tenga acceso suficiente a los equipos de protección personal necesarios para la atención segura de los pacientes, incluyendo que se puedan realizar la prueba en forma sistemática”, subrayaron los médicos.

Por último, sugirieron al régimen orteguista adelantarse a la fase de la pandemia. “Entendemos que el Gobierno ubica al país en la fase II de la pandemia y justifica su actuar como que sigue las recomendaciones de la OMS para esta etapa. Es un error continuar así”, advirtió.

“El Gobierno de Nicaragua debe actuar ya como si se hubiera confirmado la transmisión comunitaria de casos, con el escaso número de pruebas realizadas, es poco probable que se vaya a confirmar este tipo de transmisión. Sin embargo, el reciente reporte del Ministerio de Salud de Cuba, de un paciente cubano que adquirió la infección en Nicaragua, confirma que hay casos no detectados en Nicaragua”, agregó la UMN.

Los médicos alertaron que en Nicaragua no se puede estar esperando que pase la semana santa (por razones turísticas y comerciales) para tomar las medidas que son necesarias tomar ya.

Por otro lado, la Unidad Médica recomendó al pueblo de Nicaragua que continúe haciendo la diferencia en dos aspectos importantes: la prevención de la transmisión por personas portadoras asintomáticas y proteger a las personas en mayor riesgo de nuestras familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.