Cancillería de Gustavo Petro ordenó ausencia de Colombia en sesión de la OEA sobre Nicaragua

En las últimas horas se conoció que la ausencia de Colombia en la votación ante la OEA (Organización de Estados Americanos) en contra de la violación de Derechos Humanos del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua no tendría que ver con la falta de designación de un representante diplomático del gobierno colombiano ante este organismo internacional, pues la inasistencia del Estado colombiano tendría que ver con una decisión que tomó el canciller Álvaro Leyva.

Cómo pudo establecer Noticias Caracol -gracias a un derecho de petición a la Cancillería de Colombia- al Ministerio de Relaciones Exteriores se le notificó desde la OEA que el 12 de agosto se votaría la resolución de condena de violación de Derechos Humanos por parte del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua por las decenas de detenciones políticas y su accionar en contra de la Iglesia Católica en ese país.

El viceministro encargado de asuntos multilaterales, Juan José Quintana, fue el encargado de responder el derecho de petición de ese medio de comunicación.

En la explicación de Quintana se afirma que, no solo se les notificó de la votación, sino que la asistencia de Colombia fue consultada ante los cargos más altos de la Cancillería de Colombia (Álvaro Leyva), y desde allí se decidió ausentarse de dicha reunión, argumentado una posición diplomática sobre Nicaragua.

Las razones por las cuales se tomó la decisión relativa a la no participación de Colombia en la sesión del consejo permanente del 12 de agosto se relacionan con delicados aspectos de política exterior que tienen carácter confidencial”, dice la respuesta de Quintana al derecho de petición Noticias Caracol.

La inasistencia de Colombia a la votación de la OEA en contra del régimen de Daniel Ortega

El viernes 12 de agosto el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución que condena las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua, y en particular, la arremetida del régimen de Daniel Ortega contra la Iglesia católica.

El acta, que fue aprobada con 27 votos a favor, cuatro abstenciones y un voto en contra, se basó en que el 27 de mayo el relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH pidió que se pusiera fin a los constantes ataques de las autoridades de Nicaragua contra la Iglesia católica. Además, el pasado 15 de julio, el mismo organismo condenó la creciente represión hacia periodistas y medios de comunicación en ese país, por parte de las autoridades nacionales.

Los únicos dos países ausentes en el consejo de la OEA fueron Nicaragua y Colombia. Esta era la primera sesión del organismo desde que asumió el Gobierno de Colombia el presidente Gustavo Petro.

La resolución condena “enérgicamente el cierre forzado de organizaciones no gubernamentales, así como el hostigamiento y las restricciones arbitrarias de organizaciones religiosas y de las voces críticas del gobierno y sus acciones en Nicaragua”.

El acta concluye con la petición al régimen de Daniel Ortega para que libere de inmediato a todos los presos políticos, cese la persecución y la intimidación de la prensa independiente y garantice el ejercicio del derecho a la libertad de expresión.

Renovar el ofrecimiento del Consejo Permanente de trabajar con el Gobierno de Nicaragua para que se adhiera a las Cartas rectoras de la OEA y restablezca la institucionalidad democrática y el respeto a los derechos humanos en Nicaragua, de acuerdo con el derecho internacional”, sentencia la OEA.

Al no votar en contra de Nicaragua, se puede considerar que Gustavo Petro podría impulsar acercamientos importantes con el régimen de Daniel Ortega. Días después de ganar las elecciones presidenciales de Colombia, Petro en entrevista con Cambio se refirió a la situación que atraviesa el país centroamericano.

“Nicaragua, por ejemplo. Quienes están presos en Nicaragua, y aquí ya me meto otra vez en camisa de 11 varas, son los que hicieron la revolución contra Somoza”, afirmó al medio de comunicación nacional.

Ortega, por su parte, felicitó a Petro tras el anuncio de su victoria en la segunda vuelta de las elecciones realizadas el 19 de junio. Ortega indicó que esperaba “seguir fortaleciendo una historia como nuestros pueblos merecen”.

El pasado 11 de agosto Gustavo Petro designó a León Fredy Muñoz como embajador en Nicaragua. La tarea que asumirá en ese país obedece al restablecimiento de relaciones diplomáticas, pues el expresidente Iván Duque retiró al entonces embajador Alfredo Rangel luego de que Daniel Ortega, fuera reelegido para completar más de 15 años de mandato continuos.

El ahora embajador en Nicaragua agradeció al presidente de los colombianos por su designación y aseguró que el “restablecimiento de las relaciones con Nicaragua será una realidad”, así lo expresó a través de su cuenta personal de Twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.