CIDH advierte del deterioro “dramático” de libertad de expresión en Nicaragua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió el martes del deterioro “acelerado” y “dramático” que ha sufrido la libertad de expresión en Nicaragua en el último año.

El relator especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, Pedro Vaca, afirmó que este ha sido “sin duda” un año muy difícil para la prensa en Nicaragua, durante su intervención en una audiencia pública virtual sobre la situación de los medios Radio Darío, Confidencial y La Costeñísima en Nicaragua.

Vaca consideró que se trata del “deterioro más acelerado y más dramático de las condiciones para el ejercicio de la libertad de expresión en todo el continente”.

En ese contexto, indicó que la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH ya había avisado a mediados de año de que por lo menos 65 periodistas “se encontraban en una situación extrema de vulnerabilidad y riesgo”.

Durante la sesión del martes, a la que no acudió ningún representante del régimen orteguista, se hizo seguimiento a cuatro medidas cautelares otorgadas entre 2018 y 2021 a profesionales de esos medios por el riesgo que enfrentan por ejercer su labor periodística.

Una medida cautelar es un mecanismo mediante el cual la CIDH solicita a un Estado que “proteja a una o más personas que estén en una situación grave y urgente de sufrir un daño irreparable”.

El fotoperiodista Carlos Herrera, exiliado en Costa Rica, recordó en su intervención que 49 trabajadores de Confidencial, Divergentes —medio para el que trabaja—, Radio Darío y La Costeñísima han sido amparados por esas medidas.

Herrera dijo que para “la mayoría” en su país participar en una audiencia de la CIDH supone un “riesgo extremo”, ya que el régimen lo considera como “un hecho que atenta contra su soberanía” y tacha, además, de “delito” el ejercicio de la labor periodística.

El periodista Carlos Fernando Chamorro, fundador del diario digital Confidencial, también radicado en Costa Rica, denunció que desde hace más de siete meses en Nicaragua “se ha recrudecido la persecución política contra el periodismo independiente”.

Chamorro ve esta situación como “parte de la eliminación del derecho a elecciones libres”, que se produjo en los comicios del pasado 7 de noviembre.

Destacó que tres medios de comunicación han sido “ocupados por la Policía sin orden judicial”, tres periodistas están presos y acusados por ejercer su labor profesional e incluso hay dos personas presas “por brindar entrevistas a medios de comunicación”.

*Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.