Comunidad internacional reconoce que “Nicaragua vive en una dictadura”, dice Haydee Castillo

La activista Haydee Castillo, miembro de Nicaragüenses en el Exterior dijo este lunes que la comunidad internacional ha reconocido que “Nicaragua vive en una dictadura” en referencia al régimen de Daniel Ortega que en los últimos meses ha ido recrudeciendo las violaciones de los derechos humanos a través de leyes y por ello las sanciones que países como Estados Unidos ha aplicado a 27 funcionarios orteguistas.

Este lunes se dieron dos sucesos de forma casi simultánea, mientras el régimen a través de sus diputados aprobaba una ley que prohíbe a los opositores participar en elecciones y optar a cargos de elección popular, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionaba a tres funcionarios más: Wálmaro Gutiérrez, diputado orteguista; Fidel Moreno, jefe policial en León; y Marvin Aguilar, magistrado y vicepresidente del Poder Judicial.

Para Castillo, estas últimas sanciones son una señal de que el pueblo de Nicaragua a través de la denuncia internacional puede presionar a la dictadura Ortega-Murillo.

“Los pueblos tienen derecho a la rebelión, y si esa rebelión no logró del todo sacar a este régimen, pues tiene el derecho de recurrir a la justicia universal y la protección universal”, sostuvo la activista en entrevista con La Mesa Redonda.

En el caso específico de Estados Unidos, Castillo comentó que su política de Estado bipartidista que ha reconocido que “Nicaragua vive en una dictadura, y que por mucho que se disfracen poniendo árboles de navidad, mandando mensajes de supuesta ‘paz y amor’, está clarísimo que internacionalmente y nacionalmente perdieron toda legitimidad”.

Agregó que las sanciones de este lunes “mandan mensajes” a tres instituciones importantes y sus funcionarios del país: a los alcaldes y a los jefes policiales de los departamentos, a los diputados y al Poder Judicial.

“Estos tres actores, esas tres instituciones han jugado un papel totalmente de estar alineados al servicio de la dictadura que desnaturalizaron el papel de esas instituciones del Estado. Prácticamente se les está diciendo ‘señores, han perdido toda legitimidad, toda autoridad moral y se han convertido en operadores de una dictadura que está terminando con la vida institucional y democrática del pueblo de Nicaragua’”, advirtió.

Ley orteguista que inhibe a opositores

Por otro lado, Castillo envió un mensaje a los diferentes sectores de la sociedad y de la política nicaragüense sobre la “Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, soberanía y autodeterminación para la paz”, que prohibirá las candidaturas de aquellos nicaragüenses que encabecen o financien un “golpe de Estado”, alteren el orden constitucional y/o “aplaudan la imposición de sanciones internacionales contra el Estado y sus ciudadanos”.

“Quienes creían que este régimen está dispuesto a entregar el poder por la vía electoral, sólo con reformas meramente electorales, realmente hay una gran equivocación”, dijo la activista, que instó los diferentes sectores de la oposición a que no se busquen una solución a la crisis que vive Nicaragua solamente por la vía electoral.

“Creo que el régimen le está dando la espalda claramente a la comunidad internacional, que le daba una última oportunidad antes de declararlo ilegítimo en el ejercicio del poder, de que todavía diera muestra de querer irse a medir a un proceso electoral. Él (Ortega) quiere ir a un proceso electoral sin ningún contrincante, no estaríamos hablando de una contienda, estaríamos hablando de ir a un fraude premeditado, con toda alevosía, donde probablemente se va a medir con liderazgos zancudos como lo ha sido a través de la historia”, apuntó.

Haydee Castillo subrayó que no se puede esperar un proceso electoral democrático donde “no hay contrincantes, donde no hay reformas sustantivas, donde él (Ortega) se va a ir a medir con gente que está dispuesta a cohabitar en el poder con él”.

“Ortega ha sido un caudillo que negocia al borde del abismo, y de una manera súper cruda está llevando al país al borde del abismo, porque él se quiere preservar en el poder a toda costa, él sabe que se acercan momentos de definición, si él no brinda condiciones para ir a un proceso electoral, lo que queda es que la comunidad internacional lo declare ilegítimo en el ejercicio del poder… Al verse acorralado internacionalmente, él está presionando por todas las vías para tener una cantidad de cartas y llevar a esa mesa de negociación”, declaró.

Ante este escenario, Castillo pidió al pueblo de Nicaragua “no pecar de ingenuos”, puesto que han pasado dos años y medio y se pone en riesgo que “los derechos humanos, la verdad y la justicia quedan postergadas en un proceso electoral maquillada que no nos va a llevar a ningún lado, sino a más de lo mismo”.

A juicio de la defensora de derechos humanos este régimen no es de diálogo y no se debió haber articulado una Coalición Nacional con el único propósito de un proceso electoral. Reiteró en que “no se debió pone la carrete delante de los bueyes”.

Castillo llamó a reorganizar las estrategias.

“Primero, organicémonos de nuevo, devolvamos la esperanza con una estrategia que no esté enfocada con mayo, con ese periodo que puso la resolución de la OEA que no nos está conduciendo a ningún lado, organicemos una estrategia para elevar los niveles de presión dentro y fuera de Nicaragua para quitarle el último oxígeno que le queda a la dictadura, hablar con los organismos internacionales financieros que están oxigenando al régimen por la vía humanitaria, pero que nosotros sabemos que no se están utilizando esos recursos para los problemas transcendentales de la nación”, explicó.

Reconoció la importancia de las elecciones, pero en “buenos términos”.

“No estamos renunciando a las elecciones, es, qué hacer en este trecho previo, reorganización, reflexión, nuevas estrategias, devolver la esperanza al país (…) No deleguemos nuestro poder en otros, retomemos de nuevo nuestras fuerzas, nuestra energía; cada nicaragüense tiene el derecho, pero también la responsabilidad de buscar caminos para que recobremos en Nicaragua una democracia con justicia y democracia, sino no nos va a servir para nada, vamos a ir a un proceso electoral que en tres años vamos a estar en otro caos”, añadió.

Finalmente, invitó a los nicaragüenses a “poner a Nicaragua en primer lugar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.