EEUU advierte de “masiva presión” a Ortega si no garantiza elecciones libres

Estados Unidos advirtió el jueves que el dictador Daniel Ortega enfrentará una “masiva presión” si no garantiza elecciones libres en Nicaragua, subrayando que mantener la situación actual “no es una opción”.

El jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina, Michael Kozak, amenazó con incrementar las sanciones si Ortega, y su esposa Rosario Murillo, no aseguran un proceso electoral transparente el año próximo.

“Ortega y Murillo deben elegir entre establecer las condiciones para elecciones libres y justas, o enfrentar un aumento masivo de la presión de la comunidad internacional”, dijo Kozak durante una videoconferencia organizada por el Departamento de Estado.

“Volver al status quo de antes de las protestas de abril de 2018, o incluso mantener el status quo actual, no es una opción para ellos. Y esto es algo que esperamos que entiendan muy, muy claramente”, añadió.

En 2018, Nicaragua se vio sacudida por masivas protestas antigubernamentales, que derivaron en pedidos de elecciones anticipadas y cuya represión dejó al menos 328 muertos.

Estados Unidos ha sancionado a una veintena de orteguistas, entre ellos Murillo y tres hijos de la pareja dictatorial, así como a ocho entidades, acusándolos de graves abusos de los derechos humanos y corrupción. Además, fueron revocadas las visas de numerosas personas vinculadas a la represión de opositores.

La Unión Europea, Canadá y el Reino Unido también impusieron medidas punitivas por acciones del régimen de Ortega.

Kozak anunció que Estados Unidos y varios países presentarán en la Asamblea General de la OEA, en octubre, un proyecto de resolución “para abordar la situación de los derechos humanos en Nicaragua y sentar las bases del proceso electoral del próximo año”.

Carlos Trujillo, embajador estadounidense ante la OEA, dijo que todos los miembros del organismo “deberían preocuparse” por la situación en Nicaragua.

“En vez de garantizar elecciones justas en 2021, Ortega acelera el totalitarismo”, tuiteó.

Kozak insistió en que el pueblo nicaragüense debe decidir su futuro y dijo que “el gobierno estadounidense alienta a diversos grupos de oposición a cooperar de manera más efectiva” en la lucha por las libertades democráticas.

Durante la videoconferencia, Kozak enfatizó que la política de Washington hacia Managua es “bipartidista”, y descartó cambios si el 3 de noviembre el demócrata Joe Biden desaloja al republicano Donald Trump de la Casa Blanca.

“Recibo llamadas telefónicas y correos electrónicos todos los días de demócratas progresistas que solían simpatizar bastante con el proyecto sandinista en Nicaragua, que nos están criticando por no presionarlos lo suficiente”, dijo.

*Con información de AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *