Más preguntas que respuestas sobre visita de nuera de Ortega a EEUU

*Judith Flores | Diario Las Américas

Hermetismo y más preguntas que respuestas rodean la presencia en EEUU de Yadira Julieta Leets Marín, de 58 años, exesposa de Rafael “Payo” Ortega Murillo, hijo de los dictadores Daniel OrtegaRosario Murillo.

La permanencia de Leets por espacio de más de siete meses en territorio estadounidense abre muchas interrogantes pues se desconoce el objetivo de realizar una extensa visita al país que su familia considera territorio “enemigo”.

Tanto la Casa Blanca como el régimen sandinista guardan silencio al respecto. Leets Marín es señalada de ser uno de los principales testaferros de la dictadura Ortega-Murillo y dirigió una de las principales empresas distribuidoras de petróleo de la nación centroamericana, que fuera sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por lavado de dinero.

El diario La Prensa publicó que Leets Marín ingresó con pasaporte diplomático a Estados Unidos a inicios de mayo con sus hijas Ariana y Libia Ortega Leets. Su llegada al país se efectuó en momentos que Ortega buscaba una negociación con Estados Unidos a través de su hijo Laureano Ortega Murillo, pero luego la dictadura hecho pie atrás.

Tras más de siete meses de permanencia en Estados Unidos, DIARIO LAS AMÉRICAS consultó al Departamento de Estado sobre el estatus de permanencia de Leets Marín, y si estaría colaborando con las agencias de Estados Unidos para proveerles información sobre la corrupción del régimen.

La respuesta emitida por el Departamento de Estado tardó dos días, y se limitó solo a comentar sobre el estatus migratorio de Leets Marín.

Los registros de inmigración son confidenciales por razones de privacidad y, por lo general, no comentamos sobre el estado de la ciudadanía estadounidense”, respondió el Departamento de Estado.

En junio, un grupo de medios nicaragüenses consultaron durante la Cumbre de las Américas, realizada en Los Ángeles, al subsecretario de Estado para el hemisferio occidental, Brian Nichols, sobre la presencia de Leets Marín en Estados Unidos, pero el funcionario se limitó a responder que no podía hacer comentarios al respecto.

Leets Marín, que supuestamente estaría separada de su esposo Rafael “Payo” Ortega Murillo con quien tiene 6 hijos, dirigía la Distribuidora Nicaragüense de Petróleos (DNP), petrolera vinculada al consorcio Alba de Nicaragua S.A. (ALBANISA), la filial nicaragüense de Petróleos de Venezuela (PDVSA), sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos en diciembre de 2019, acusada de lavar dinero y ser “utilizada por la familia Ortega-Murillo para su enriquecimiento”.

El esposo de Leets Marín también fue sancionado en esa fecha por el Tesoro, acusado de ser el “administrador clave del dinero detrás de los ilícitos esquemas financieros de la familia Ortega”. Para ese fin utilizaba otros de los conglomerados empresariales: Zanzíbar —encargada de administrar la red de estaciones de gasolineras que distribuye el combustible importado por la DNP—, dirigida por Leets Marín; y Servicios de Protección y Vigilancia S.A., para ocultar las transferencias de millonarios fondos desviados de la DNP.

Para generar ganancias, lavar dinero y obtener acceso preferente a los mercados para el régimen de Ortega”, afirmaba entonces el Tesoro en torno a los ilícitos.

“La DNP fue comprada con dinero público y luego transferida a la familia Ortega, y se ha beneficiado de contratos no competitivos con instituciones gubernamentales”, apuntaba el Tesoro.

Tras el anuncio de las sanciones, la DNP fue nacionalizada por el régimen Ortega Murillo.

Más preguntas

El hermetismo de la administración Biden sobre este particular genera preguntas sobre el estatus legal de permanencia de Leets Marín; de qué vive, o si estaría empleando los recursos provenientes de la corrupción para sostenerse en Estados Unidos.

Una de las hijas de Leets Marín, Ariana Ortega, que apoya la dictadura de sus abuelos, ha presumido en las redes sociales su vida en Estados Unidos, su viaje a Nueva York, y de estar cumpliendo sus “sueños”.

Enamorada de mi vida, metas, sueños y libertad”, publicó el 15 de noviembre en un mensaje en Twitter acompañado de dos fotos en lo que parece ser un estudio de filmación. El mensaje causó reacciones de repudio que la joven parece ignorar.

En 2018 publicó el tatuaje que se hizo en su brazo derecho, la firma de Daniel Ortega. ¡Honor a quien honor merece! escribió en su cuenta de Twitter en junio de 2018, un mes después de la masacre del Día de las Madres, perpetrada por el régimen contra manifestantes.

La joven es activa en las redes sociales donde publica sus fotos, mensajes con doble sentido, de connotación sexual.

Desertores buscan EEUU

Los desertores de la dictadura buscan Estados Unidos para refugiarse. Pero no está claro si Leets Marín es una desertora de la tiranía Ortega-Murillo.

Sobre el tema, el exasesor del Congreso de Estados Unidos y analista internacional, Jasón Poblete, sostiene que las personas que han cometido actividades ilícitas y criminales o han facilitado herramientas para cometer abusos a los derechos humanos no se les debería permitir el ingreso al país, aunque aclara no estar seguro si es este el caso de la nuera de Daniel Ortega.

Leets Marín aparentemente habría entrado con autorización del gobierno de Estados Unidos, con pasaporte diplomático reveló La Prensa.

Las sanciones impuestas por EEUU también afectan al entorno familiar directo de los Ortega Murillo, pero no parece ser el caso de Leets Marín. Su esposo, su suegra y sus cuñados enfrentan sanciones de Estados Unidos por corrupción y violaciones a los derechos humanos, mientras la empresa que por años dirigió fue sancionada por lavado de dinero, de acuerdo con la argumentación del Tesoro para la designación.

Ahora, si viene alguien a Estados Unidos y quiere cambiar y cooperar y está tratando quizás cooperar con la política de Estados Unidos y trae información que sería útil para aplicar mejor nuestras políticas y quizás poder juzgar a los que violaron los derechos fundamentales del pueblo de Nicaragua, eso hay que explorarlo, pero tiene que ser en coordinación con el Departamento de Justicia”, reflexionó Poblete.

Nadie le debe dar entrada a este país a personas involucradas o cómplices en violaciones de derechos humanos, lavado de dinero y en actividades criminales del régimen de Daniel Ortega. Ahora, si esa persona trae información, teme por su seguridad, lo entiendo, cada caso es diferente. Mi pregunta es por qué esta acá y cómo fue que la dejaron entrar, conozco a muchas personas en Nicaragua que están tratando de llegar acá, que son perseguidos y no les dan entrada. ¿Por qué le dan entrada (a Leets Marín), porque está conectada a la élite de Nicaragua de la izquierda?”, cuestionó el experto.

¿Enlace de la dictadura?

Luciano Montti, a quien llamaremos así para preservar su seguridad, considera que Leets Marín podría ser el puente de comunicación y negociador del régimen, luego de que no resultó la gestión de su cuñado Laureano Ortega-Murillo.

Hay dos hechos importantes y es que a ella no le han hecho campaña negra a nivel oficial, lo cual significa que no ha traicionado a nadie del ‘clan’ ni se fue como desertora. Si algo hemos aprendido de este sistema es que el que ‘se raja’ [deserta] lo crucifican sea quien sea. Ella pudo salir vía terrestre a Panamá y logró después volar a Estados Unidos”, apuntó Montti.

Christiam Martínez, opositor en el exilio sostiene que no cualquiera sale fácilmente de El Carmen, convertido en una fortaleza del régimen Ortega y Murillo, donde han construido una especie de ciudadela donde reside la populosa familia, 9 hijos y decenas de nietos.

Es el padre de sus hijos [Rafael “Payo” Ortega Murillo]. Ella no salió a Panamá y luego hacia a Estados Unidos sin un objetivo. Probablemente ya hay negociaciones que aún no son del dominio público”, apuntó Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.