Merck pedirá luz verde para píldora anticovid que reduce a la mitad hospitalizaciones

El laboratorio estadounidense Merck anunció este viernes que buscará solicitar al regulador de medicamentos de Estados Unidos, la FDA, aprobación para la comercialización de una píldora que, según un ensayo clínico, reduce a la mitad los riesgos de hospitalización y muerte de pacientes con COVID-19.

De ser autorizado, este fármaco oral sería el primer producto de este tipo en el mercado para tratar el COVID-19, lo cual, después de las vacunas, representaría un gran avance en la lucha contra la pandemia.

Merck dijo que buscará “lo más rápido posible” la luz verde de la FDA para este fármaco experimental, desarrollado con Ridgeback Biotherapeutics y llamado molnupiravi.

Los resultados del ensayo clínico son positivos, asegura la multinacional con sede en Nueva Jersey, que nació como filial de la alemana Merck pero desde 1917 es una empresa independiente también conocida como MSD.

El estudio se llevó a cabo en 775 personas con casos leves a moderados de COVID-19 y al menos un factor de riesgo agravante, quienes tomaron el tratamiento dentro de los cinco días posteriores a los primeros síntomas.

La tasa de hospitalización o muerte en los pacientes que recibieron el fármaco fue del 7,3%, en comparación con el 14,1% de los que recibieron un placebo. No se observaron muertes en personas tratadas con molnupiravir, en comparación con ocho en el segundo grupo.

“Con estos resultados convincentes, somos optimistas de que el molnupiravir puede convertirse en un medicamento importante en el esfuerzo mundial para combatir la pandemia”, dijo Robert Davis, director ejecutivo y presidente de Merck, en un comunicado.

Pero los expertos también advirtieron que les gustaría ver los datos subyacentes completos y enfatizaron que si finalmente se aprueba, el medicamento debería complementar las vacunas altamente efectivas, en lugar de tomarse en vez de la inmunización.

– Fácil de administrar –

Para Peter Horby, profesor especializado en enfermedades infecciosas emergentes de la Universidad de Oxford, “un antiviral oral seguro, asequible y eficaz sería un gran avance en la lucha contra el COVID-19”.

“El molnupiravir parecía prometedor en el laboratorio, pero la prueba real era ver si tenía algún beneficio en los pacientes. Muchos medicamentos fallan en este punto, por lo que estos resultados provisionales son muy alentadores”, dijo en un informe citado por el organismo británico Science Media Center.

Los antivirales actúan evitando que el virus se replique. Su aplicación puede ser doble: tanto para permitir que las personas que ya padecen la enfermedad no presenten síntomas graves, como para que aquellas que han estado en contacto cercano con la enfermedad no la desarrollen.

Este tipo de tratamiento con píldoras, de fácil administración, es esperado con impaciencia y visto como una forma eficaz de combatir la pandemia. Pero en general los medicamentos antivirales hasta ahora no han sido muy convincentes contra el covid-19.

Dado que el mercado es potencialmente enorme, varios laboratorios apuestan a este nicho, como el estadounidense Atea Pharmaceuticals y el suizo Roche, que están estudiando la eficacia de un tratamiento comparable, llamado AT-527.

Pfizer anunció el lunes que había comenzado un ensayo clínico a gran escala para su propia píldora anti-covid para probar su capacidad para reducir de manera preventiva el riesgo de infección en quienes están cerca de una persona que contrajo la enfermedad.

– “No es una cura milagrosa” –

En función de que el virus continúa circulando y la mayoría de las soluciones disponibles requieren una visita a un centro de salud, “los tratamientos antivirales que se pueden tomar en casa para mantener a las personas infectadas con covid-19 fuera del hospital son absolutamente necesarios”, dijo Wendy Holman, ejecutiva de Ridgeback Biotherapeutics.

El problema con los antivirales como el molnupiravir es que deben tomarse antes de que los pacientes sean considerados “lo suficientemente enfermos como para necesitar algo más que tratamiento para los síntomas”, dijo Peter English, expresidente del Comité de Medicina de Salud Pública de la Asociación Médica Británica.

Los antivirales contra la gripe o el herpes labial, por ejemplo, solo son efectivos si se ingieren muy temprano, recuerda al Science Media Center.

“No sustituyen a la vacuna. No es una cura milagrosa, sino una herramienta complementaria”, tuiteó Peter Hotez, profesor del Baylor College de Houston, quien también está preocupado por la posible aparición de cierta resistencia al fármaco si se usa ampliamente.

En cualquier caso, Merck ya ha comenzado la producción a gran escala de molnupiravir y planea fabricar las dosis necesarias para 10 millones de tratamientos antes de fin de año.

*AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *