“Pedimos justicia”: migrantes venezolanos que sobrevivieron a accidente en Nicaragua llegan a EEUU

Leonardo Cortés se estableció recientemente en Atlanta, Georgia, después de pasar cinco días retenido en la frontera de Estados Unidos, donde pidió asilo político. Había salido de Venezuela tiempo atrás.

Cortés es uno de los sobrevivientes del trágico accidente ocurrido el 27 de julio en el kilómetro 171 de carretera Panamericana Norte, en Nicaragua, que dejó como saldo 16 muertos, 15 de ellos venezolanos.

Una de las víctimas fue su tía Dalia Elena Soler, de 37 años de edad, con quien salió de Venezuela el 11 de julio, junto a cuatros personas más, dos de ellos hijos menores de la señora.

Después del accidente, dijo Cortés vía Skype a la Voz de América, se preguntó si en realidad valía la pena continuar el viaje y relata que incluso la embajada de Venezuela en Nicaragua les ofreció llevarlos nuevamente a su país de origen.

Estuvimos a punto de irnos, pero mis dos primos, que fueron los dolientes de su mamá, nos dijeron que cómo es posible que hayamos hecho este viaje solamente para perder la vida de su mamá, que eso no era justo, que los ayudara a cumplir el último sueño de su mamá y eso nos llegó al corazón, y dijimos ‘tienen toda la razón, vamos a llegar a nuestro destino, no nos vamos a rendir, cabeza en alto y a cumplir el último sueño de nuestra tía y seguir adelante’”, recordó el joven.

Cortés explicó que no sabe qué pasó con el resto de las personas que iban en el viaje.

Reclamos de justicia

Esta familia ya instalada en Estados Unidos demanda justicia por el accidente ocasionado por el conductor Alfredo Antonio Palma, quien conducía el autobús repleto de migrantes.

Este conductor nos amargó para toda la vida porque tuvimos una pérdida de un familiar. Eso jamás se va a olvidar y ese 27 de julio jamás será olvidado. Todas las noches y todos los días recordamos ese trágico momento”, admitió Cortés.

Le gritamos que por favor no metiera más gente y que parara, que nos dejara hacer una parada porque veníamos cansados y que el bus venía oliendo a quemado, que lo revisara. Él nunca nos prestó atención, simplemente echó a reír y siguió, y venía a una velocidad muy alta”, recordó.

Conductor se declaró culpable

El martes tuvo lugar la audiencia en Nicaragua para el conductor Alfredo Palma, quien admitió su responsabilidad y se declaró culpable.

El Ministerio Público está pidiendo 81 años de cárcel para el conductor. Cuatro años por cada víctima y dos más por los lesionados.

La abogada del conductor solicitó únicamente dos años y seis meses de prisión, según informó el medio local de Nicaragua La Prensa.

El autobús tenía una capacidad para 61 pasajeros, pero en él iban aparentemente unos 100 migrantes que intentaban llegar a la frontera con Honduras, en su intento por llegar a Estados Unidos.

La sentencia será dictada por un juez Local Penal y los sobrevivientes insisten en que debe aplicarse “mano dura” para el conductor.

Sobrevivientes agradecen a nicas

Los sobrevivientes agradecieron el apoyo de los nicaragüenses que los apoyaron con alimentos y recursos para proseguir su destino a Estados Unidos.

Estamos eternamente agradecidos con el pueblo de Nicaragua, un pueblo de corazón grandioso. Recibimos mucha, mucha ayuda de parte de Nicaragua, que eso se agradece de corazón. Siempre lo tenemos presente”, señaló Cortés.

Según los venezolanos durante su estancia en Nicaragua luego del accidente recibieron atención médica, ropa y alimentación. “Recuerdo que nos dieron cargadores, chips, incluso hasta dinero”, concluyó el sobreviviente.

*Con VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.