Repatrian a Nicaragua restos de chofer de bus con migrantes asesinado en Guatemala

*Por Voces en Libertad

Viuda pide al régimen no la dejen sola pues su esposo era militante sandinista y a la vez exige justicia para que se castigue a los asesinos

En el reparto William Fonseca, ubicado al noreste de la ciudad de León, se vive un ambiente de dolor e impotencia, por la forma atroz que mataron al conductor leonés, Pablo Obando de 64 años, quien recibió 4 disparos en su humanidad por sujetos desconocidos cuando transportaba a nicaragüenses en una excursión con rumbo hacia los Estados Unidos.

Su familia esperó tres días para que arribaran sus restos mortales al país y fue hasta las 8 de la noche del martes que trajeron su cuerpo a su ciudad natal.

Luis Obando, hermano del infortunado, trabajaba en esas mismas excursiones. «A mí me tiraron varios balazos hace algunos meses en ese mismo país (Guatemala), le doy gracias a Dios que salí vivo y después me retiré. Pero me ha dolido mucho que mi hermano no lo logró y fue víctima de esos extorsionistas«, relata con llantos el familiar.

Luis explica a este medio que el cuerpo de su hermano duró en llegar al reparto William Fonseca de la ciudad de León porque en el vehículo que lo traían sufrió un accidente de tránsito y eso atrasó su repatriación.

Sandra Cuadra, esposa del occiso asegura que seguirá pidiendo justicia: «él no es un perro, yo quiero que se esclarezca y paguen los que le quitaron la vida a mi esposo, es duro, dejaron a una mujer sola y a un menor que ahora no podrá ver a su padre«.

Asimismo, la viuda pide a la propietaria del transporte Jessenia que no se olvide de ellos. «Estoy agradecida que Jessenia ayudó a repatriar el cuerpo, pero pido que no quedé hasta aquí. Hay un menor que estudia y necesita asistencia», afirma la madre y esposa afectada.

Por otra parte, Cuadra hace un llamado a las autoridades de la Alcaldía de León, que no dejen a su familia en el olvido.

«Mi esposo era militante y combatiente histórico y en los tiempos de la guerra anduvo peleando en la insurrección, por eso pido apoyo que no me desamparen porque él era mi soporte«, dijo.

Jessica Obando hija del infortunado pide justicia para los que cometieron el crimen. “Tienen que pagar por lo que hicieron con mi padre, ojalá el gobierno nos ayude en eso», dice la joven.

El cuerpo de don Pablo fue sepultado en el cementerio de San Felipe, en la ciudad de León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.