Senador Rubio pide a Biden sancionar al régimen de Ortega a través de las leyes Nica Act y RENACER

El senador estadounidense Marco Rubio pidió al Presidente Joe Biden “hacer más para combatir la persecución religiosa en Nicaragua” y por ello, le demandó que aplique sanciones al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo “en virtud de la Ley NICA de 2018 y la Ley RENACER de 2021”.

Una vez más, hago un llamado a la Administración Biden para que sancione a los funcionarios del régimen y suspenda los beneficios comerciales de Nicaragua del Tratado de Libre Comercio entre la República Dominicana y América Central (CAFTA-DR). EE. UU. tiene el poder de hacerlo en virtud de la Ley NICA de 2018 y la Ley RENACER de 2021 , leyes que el Senador Bob Menéndez (D-NJ) y yo escribimos para situaciones como esta. Debemos usarlos para hacer que la dictadura rinda cuentas por sus crímenes”, dijo Rubio a través de una declaración publicada en su sitio web.

El Senador republicano se refirió al secuestro de Monseñor Rolando Álvarez, que estaría por cumplir cuatro semanas de secuestro, las primeras dos en la Curia Episcopal de Matagalpa y las otras en casa de sus padres en Managua.

“[El 19 de agosto], la policía irrumpió en la casa [del obispo nicaragüense Rolando José Álvarez] al amparo de la oscuridad y lo detuvo sin causa. En otras palabras, lo secuestraron…. Lamentablemente, esto no es nada nuevo en Nicaragua, donde el brutal dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo gobiernan con mano de hierro. El año pasado, Ortega buscó silenciar las voces opositoras a través de una campaña de intimidación y detención que incluyó el arresto de sus siete contendientes en la farsa de las elecciones presidenciales de 2021”, criticó el senador.

La detención del obispo Álvarez ––y la opresión de los monseñores Silvio José Báez Ortega, Juan Abelardo Mata Guevara y Rolando José Álvarez Lagos, así como del padre Edwin Román Calderón–– muestra que esos ataques continuarán mientras Ortega y su esposa permanezcan en el poder”, añadió.

Rubio expresó que “el obispo Álvarez y su pueblo necesitan nuestras oraciones, pero también necesitan nuestro apoyo, y eso significa ponerse de pie contra Ortega y Murillo”.

Lo que está pasando bajo el régimen de Ortega-Murillo no es solo motivo de ‘preocupación’, es una privación de derechos fundamentales. La comunidad internacional puede y debe hacer más para apoyar al obispo Álvarez ya los católicos de Nicaragua”, demandó.

Agregó que “eso comienza con el presidente Joe Biden, cuyo silencio sobre la detención del obispo Álvarez es ensordecedor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.