¡Sin Estado de derecho, no hay libertad de prensa!

Este es un contenido de la alianza periodística Cuatro Medios Informando en Colaboración – 4MI, integrada por Galería News, La Mesa Redonda, Boletín Ecológico y República 18.

Desde la alianza periodística Cuatro Medios Informando en Colaboración (4MI), integrada por República 18, La Mesa Redonda, Galería News y Boletín Ecológico reconocemos el valor de comenzar el año 2023 con una campaña que recuerde la necesidad de defender la libertad de prensa y la libertad de expresión en Nicaragua, donde el régimen de Daniel Ortega ha manipulado y usado todo el sistema para atentar contra ambas libertades públicas.

Desde 2018, cada año que pasa la dictadura escala los ataques contra medios independientes, periodistas, medios locales y religiosos. La bota represiva busca silenciar las voces críticas e informativas con el fin de imponer narrativas y contenidos falsos, desde su engranaje de medios oficialistas, que alejados de los principios del periodismo accionan a favor de un gran aparato de propaganda política.

Ante estas circunstancias y en medio de escenarios hostiles, desde los medios independientes buscamos romper con ese cerco informativo impuesto por el régimen para poder llevarle la información veraz a toda la ciudadanía nicaragüense. Nuestro compromiso sigue y seguirá siendo el mismo, en favor de la verdad.

En esta campaña queremos destacar también que los ataques de regímenes autoritarios como el de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra la libertad de prensa y la libertad de expresión no afecta sólo a quienes ejercen el periodismo, sino a la ciudadanía en general, que ha visto limitado su derecho a emitir opiniones, ideas y críticas en sus redes sociales. Además, se les ha cercenado el derecho a informarse libremente en los medios de su preferencia.

Desde que Daniel Ortega retornó al poder en 2007, se han cerrado en Nicaragua al menos 51 medios de comunicación y 16 espacios informativos, la mayoría a partir de abril de 2018, cuando estalló la crisis sociopolítica en el país. A esto se suma la confiscación de las instalaciones de importantes medios de comunicación como son: Confidencial, 100% Noticias y La Prensa.

Los periodistas que deciden seguir en Nicaragua asumen riesgos altísimos, al igual que las fuentes informativas. Por la persecución política y constantes amenazas que ponen en riesgo su integridad física, desde 2018 al menos 150 periodistas han sido «forzados» a abandonar Nicaragua, de acuerdo con la organización Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua (PCIN).

La defensa de los derechos de la ciudadanía por tener medios en donde puedan informarse con apego a la verdad y los derechos de las y los periodistas de informar desde los diferentes medios de comunicación son derechos irrenunciables. Es altísimo el costo que ambos han tenido que pagar, sin embargo la ciudadanía sigue la información que se genera desde las diferentes plataformas informativas, signo inequívoco de confianza en el trabajo que se realiza y las y los periodistas en sus medios de comunicación refrendan dicha confianza día a día con cada nota de prensa, reportaje o crónica. El silencio que la dictadura quiere imponer fracasará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.